El amor de una hija

BESO-PADRE-HIJAMotivado por un hermoso email que me llegó de una hija agradecida por el hermoso cambio de actitud y convivencia de su padre, me puse a reflexionar…y escribí este post.
No sé si biológicamente, psicológicamente o socialmente existirá una distinción entre el amor de una hija que el de un hijo, sólo sé que cuando niños nos enseñaron a decir GRACIAS y a menudo miramos ese aprendizaje como un hábito de buena educación. Pero no nos damos cuenta que esa potente declaración encierra mucho más que una formalidad que facilita la convivencia, esa palabra encierra AMOR y cuando en algunos países se celebra el día de Acción de Gracias, tiene un objetivo propuesto, sentarse junto a una mesa familiar a agradecer a la vida, a las personas que te rodean y al despertar cada mañana. Ese “Gracias” es un acto de reconciliación con nosotros mismos y también es muy significativo para aquellos que han estado a mi lado. Por tanto, en estos días que se ha celebrado el Día del Padre o madre, abuelo, hermano, amigo o simplemente porque a partir de aquí nació de lo más profundo de tu corazón, no dejes de buscar a esa persona que tanto ha hecho por ti y llámala o ve a verla…sólo le dirás Gracias.

Hay momentos en la vida en que echas tanto de menos a alguien, que te dan ganas de sacarlos de tus sueños y darles un ¡abrazo de verdad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *